16.12.07

pianos

algunos días, durante un rato, escucho a lo lejos pianos. sí, pianos. arpegios simples, negras y blancas. al principio no se escucha claramente hasta que me doy cuenta que están sonando y dejo de hacer lo que estoy haciendo y presto atención, para ver si estoy imaginándomelos o si realmente están sonando. y no, no suenan. se callan.

la primera teoría podría ser: suenan. están ahí. no se cómo cuándo por qué. no me convence.

la seguna teoría: me estoy volviendo loco. estoy mal de la cabeza. internenmé. tampoco me convence. es demasiado trillado. además no estoy loco en ese sentido. no me copa la locura.

la tercera teoría: lo que escucho no son pianos. en realidad es un juego que me juegan mis sentidos que consiste en agrupar sonidos que están desordenados en el aire, que rebotan contra paredes y que mi oido atrapa. para poder interpretar esa madeja de ruidos y sonidos los codifica en acordes de un piano negro viejo, de cola, con la madera gastada arriba. y yo sólo decodifico. el efecto dura poco porque los ruidos logran acomodarse en el caos sonoro. cuando se desacomodan, ahí están! me inclino decididamente por esta última teoría

5 comentarios:

Anónimo dijo...

me recuerda la teoria del caos y... si, yo me inclino tambien por la ultima. es como el impulso cósmico a encontrar síntesis cada vez mas amplias (?)

conde

Grisaux dijo...

a mi me pasa algo parecido pero con el ring tone de mi celular, me da la sensación de que está sonando todo el tiempo y me estreso...

Don Cósimo dijo...

Si quieres compartir tus cuentos brevísimos envía tus relatos a cgaliani@gmail.com.
Se publicarán todos los trabajos que cumplan con estas mínimas reseñas:
a) El relato no debe superar las 200 palabras.
b) La temática es libre.
c) Las historias deben adecuarse a la estructura de un relato: debe tener un planteamiento, un desarrollo y una conclusión.
d) Cada relato deberá tener su propio título, el nombre o seudónimo del autor. Si el relato está publicado (en forma gráfica o virtual) indicar dónde.
e) Ejemplo: “El dinosaurio” de Augusto Monterroso, el cuento más breve de la lengua castellana, reúne todos los elementos de la narración en una sola oración:
Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.
f) No existe premio ninguno, más que la satisfacción de compartir literatura.
Los relatos seleccionados serán publicados en
www.nostamosmirando.blogspot.com

Rambo dijo...

yo escucho mi despertador.

todo el día.

(y a veces me levanto)

microcosmos dijo...

amo el piano!
ojalá me pasara como a tí :)